Miel

Beneficios de la miel en el deporte

Desde la antigüedad la miel ha sido considerada un tesoro de alimentación y belleza. En Egipto era considerada como “el néctar de los dioses” y Julio César la tenía como bebida preferida. Posee muchas propiedades para beneficio de la salud, tanto terapéuticos como nutricionales, aportando numerosos beneficios para el organismo humano.

Tiene un gran poder antioxidante frenando la oxidación de las células, contiene vitaminas del complejo B que ayudan al funcionamiento del sistema nervioso central y dosis equilibradas de sodio, fósforo, calcio y hierro. Por sus propiedades antibacterianas, se emplea de forma eficaz contra los dolores e infecciones de garganta, ayudando además en los procesos digestivos, en el tratamiento de las úlceras, resfriados y mejorando en definitiva el sistema inmunitario.

El consumo de miel tiene un beneficio tan importante como mantener sano el corazón, ya que favorece la cantidad de sangre que llega a través de las arterias.

Existen numerosos estudios que confirman que los deportistas que consumen miel, antes y después del entrenamiento, se recuperan con mayor rapidez que aquellos que no lo hacen. Durante la práctica deportiva el organismo consume las reservas de glucosa, disminuyendo los niveles de azúcar en sangre. Si no se posee la cantidad adecuada, no se obtendrá la energía necesaria para afrontar la actividad. Después del entrenamiento los músculos sometidos a un alto desgaste, necesitan reponer los azúcares perdidos para recuperarse más rápidamente, por lo que ingerir una cucharada de miel será de gran ayuda para recuperar la energía perdida y favorecerá la recuperación muscular.

Miel de mil flores:
La miel es una sustancia elaborada por las abejas a partir del néctar de las flores en las que liban, al que añaden enzimas y deshidratan para su mejor conservación. Para que la miel conserve todos sus nutrientes y propiedades es primordial que sea cuidadosamente extraída y manipulada. La miel, de forma natural, cristaliza debido a su contenido en azúcares, pudiendo tener un aspecto granulado o pastoso. El principal uso de la miel es como edulcorante. Está compuesta de un 20% aproximadamente de agua y el resto son azúcares, sobre todo fructosa y glucosa, aunque también contiene trazas de otras sustancias que justifican los beneficios para la salud que se le atribuyen:
· Sales minerales de fácil asimilación: potasio, calcio, hierro, fósforo, magnesio, manganeso y cobre
· Vitaminas: A, C, D, E, K, y el grupo B
· Enzimas: diastasa, amilasa, invertasa, catalasa, peroxidasa y lipasa.
· Ácidos orgánicos: málico, vínico, cítrico, láctico, oxálico, fosfórico, acético y fórmico (antiséptico)
El color de la miel puede oscilar del ámbar claro al castaño oscuro, dependiendo de su procedencia. Cuanto más oscura, más rica es en minerales y vitaminas B y C y cuanto más clara, más rica es en vitamina A

Existen muchos tipos de miel diferentes: de eucalipto, brezo, romero….aquí puedes verlas y leer sobre cada una de ellas y sus propiedades: http://www.suplments.com/alimentacion-bio-eco/miel-jaleas-eco-bio

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 5 =