robobee

Las abejas también podrían ser sustituidas por robots de aquí a quince años

Se llaman RoboBees, miden tres centímetros, pesan 80 miligramos, y sus pequeñas ‘alas’ baten a una velocidad de 120 veces por segundo. Y lo más importante: tienen un “apéndice polinizador”, por eso su futuro, de aquí a los próximos 15-20 años, puede ser el de ‘sustituir’ a las abejas.

Una alternativa al grave problema de la pérdida de abejas. Desde hace 15 años, la cantidad de panales retrocede en todo el planeta, en un fenómeno bautizado como “síndrome de derrumbe de las colonias”. La tasa de mortalidad de las abejas es de alrededor de 30% cada año desde 2007. Los científicos los atribuyen principalmente al uso de cierto tipo de pesticidas y también, el cambio climático.

El problema es grave porque de la polinización de las abejas depende una tercera parte de los alimentos que se consumen en el mundo, las frutas y las verduras. Albert Einstein predijo en su momento que “si las abejas desaparecieran, al hombre sólo le quedarían más que cuatro años de vida.

“A nivel mundial, 87 de los 115 principales cultivos alimentarios evaluados dependen de animales polinizadores”, explicó hace unos días el presidente de Estados unidos, Barak Obama. La Casa Blanca ha decidido destinar ocho millones de dólares a la creación de un grupo de investigación que aporte soluciones rápidas a la “disminución de miel de las abejas”.

Mientras llegan esos resultados, desde 2009 en la Universidad de Harvard y la Northeastern University de Boston trabajan sobre los pequeños robots-insecto.

Como explica el diario le Figaro, todavía hay muchos aspectos sobre los que trabajar. Los investigadores deben trabajar aspectos como su alimentación energética. La opción más probable sería una pila de combustible de óxido sólido.

El sistema de navegación tampoco está a punto porque se deben considerar dos aspectos, el comportamiento del robot-insecto a nivel individual, pero también la interacción de una colmena, el ‘trabajo en equipo’. Se ha ideado para ello una ‘colmena’ informática. Por un lado, el programa ‘Karma’, que gestionaría el comportamiento individual de cada RoboBee y le indicaría la nueva área a polinizar. Por otro, el programa ‘OptRad’, que tendría la visión de colmena.

La ONG, Greenpeace ha denunciado el conflicto ético que representa el RoboBee. Señala que es mejor trabajar sobre alternativas para preservarlas.

España tampoco está al margen del fenómeno. Nuestro país ha perdido un 11,9% de sus colmenas de abejas durante el invierno de 2013 a 2014, según un estudio de Prevention of Honey Bee Colony Losses (COLOSS). Por países, España fue el cuarto del grupo con mayor mortalidad invernal, con una pérdida de 1.490 de las 12.543 colmenas analizadas. En ese sentido, solo fue superada por Portugal, Irlanda y Austria. Por el contrario, los países que encabezan la lista con los menores índices de mortalidad fueron Noruega, la República Checa, Finlandia, Dinamarca, y Letonia.

Fuente original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + catorce =